El Código de Buenas Prácticas de Farmaindustria y los medios digitales

  • El Código de Buenas Prácticas de Farmaindustria y los medios digitales

Desde el pasado 1 de  enero la promoción de medicamentos destinada a Profesionales Sanitarios habilitados para prescribir o dispensar medicamentos se rige a través del nuevo Código de Buenas Prácticas.

Esta regulación, lógicamente, también afecta al contenido que se difunda a través de Internet (y las redes sociales) el cual queda restringido a un contexto básicamente profesional o  técnico-científico.

Como en las versiones anteriores del código ético,  las recomendaciones son muy generales y su aplicación puede hacerse de formas mas o menos estrictas. En mi opinión tenemos que respetar y cumplir  DOS GRANDES PRINCIPIOS:

1: LO QUE ESTA PROHIBIDO OFFLINE ESTÁ PROHIBIDO ONLINE.

“Las compañías asociadas a Farmaindustria o adheridas al Código a título individual se comprometen y obligan a que sus actividades — realizadas tanto en el ámbito de la promoción de medicamentos como en el de las interrelaciones con Profesionales Sanitarios, Organizaciones Sanitarias u Organizaciones de Pacientes — respeten y cumplan los principios recogidos en el presente Código, todo ello con independencia de cuál sea el medio, soporte o canal de comunicación utilizado para su realización”  

Por ejemplo, el contenido que publiquemos en internet y en redes sociales exclusivas de profesionales,  debe ser revisado por el departamento médico, como si se tratase de cualquier otro material.

“El material promocional no debe difundirse sin que su versión final, en la que ya no se in troduzcan ulteriores modificaciones, haya sido revisada y controlada por el servicio científico del laboratorio.”

La forma mas fácil de cumplir con el concepto de revisión, es pasar el calendario de publicación de contenidos al departamento médico y una vez aprobado, empezar a difundirlo. Este calendario debe incluir Blogs, posts de Facebook, Tweets, infografías de Pinterest, cursos, e-books… por trivial que parezca es mejor revisarlo todo, que tener problemas mas tarde.

 

2: DEBEMOS INTENTAR QUE EL CONTENIDO DESTINADO A MÉDICOS Y PROFESIONALES SOLO SEA LEIDO POR ELLOS

“Deberán adoptarse medidas a fin de que esta publicidad únicamente se difunda a estos colectivos profesionales.”

Tenemos varias formas de cumplir con esta norma:

A- Poniendo un aviso en la página

 “deberá incluirse, de forma destacada y claramente legible, una advertencia que indique que la información que figura en la página web está dirigida exclusivamente al Profesional Sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos, por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación.”

BPermitiendo la entrada solo a usuarios registrados

El tener usuarios registrados tiene varias ventajas  para los laboratorios farmaceúticos:

  • 1- Nos permite generar una base de datos de clientes con la que podemos trabajar y fidelizar
  • 2- Nos permite evaluar mejor nuestra web: sabremos realmente si el tráfico que nos visita es realmente relevante e importante para nosotros o no. Es mejor que nos visiten menos usuarios pero que estos sean los que realmente forman nuestro público objetivo.
  • 3-De esta forma nos aseguramos que aunque el contenido se comparta el usuario que lo reciba deberá estar registrado y aceptar las condiciones.

 

C- No indexando en los motores de búsqueda.  Esta es una solución que está relacionada con la anterior (el contenido para usuarios registrados es “invisible” para Google).

«El continuo desarrollo de la “Sociedad de la Información” propicia la aparición de nuevos medios, soportes y canales de comunicación susceptibles de ser utilizados por las compañías farmacéuticas para la promoción de sus productos y para su interacción con los distintos grupos de interés (Profesionales Sanitarios, Organizaciones de Pacientes, público en general, etc.). El medio, soporte o canal de comunicación utilizado en ningún caso exime a los laboratorios de su obligación de cumplir con los términos y condiciones del Código. En este sentido, deberán abstenerse de utilizar aquellos que por su propia naturaleza, características, limitaciones técnicas, condiciones de uso, etc., no permitan garantizar el cumplimiento de los requisitos y obligaciones impuestas por el Código para cada tipo de actividad»

En todo caso, las compañías farmacéuticas son responsables del contenido divulgado a través de los medios, soportes y canales de comunicación que directa o indirectamente controlen o financien en exclusiva o mayoritariamente. Por ello, deben implementar unas guías de uso y estilo estableciendo normas de conducta y consecuencias derivadas de su inobservancia en éstos, así como un procedimiento de control de los contenidos a los que den acceso, alojen, copien temporalmente o enlacen. Dicho procedimiento debe contemplar la obligación de corregir con premura y de forma diligente cualquier irregularidad.»

De estas tres formas garantizamos en gran medida cumplir con esta norma ya que es responsabilidad de los laboratorios decidir en que medida restringen el acceso a sus contenidos y su posterior difusión. 

Personalmente hay un punto en el que sería mas estricto que el códigoFormar a TODA la organización sobre el uso de internet y las redes sociales. La norma obliga solo a disponer de guías de conducta, y de hecho la mayoría de compañías disponen de ellas y los empleados las firman cada año. Seguramente, para evitar males mayores, y en sentido inverso, para poder aprovecharlas, sería bueno hacer un pequeño curso práctico de como utilizar estos medios a los empleados, especialmente los que tengan relación con clientes, como puede ser la red de ventas y marketing.

“Asimismo, las compañías farmacéuticas deben disponer de unas guías y normas de conducta dirigidas a sus empleados que establezcan unas pautas de actuación responsable en el entorno digital, tanto a la hora de compartir información acerca o en nombre de la compañía como a la hora de utilizar un medio, soporte o canal proporcionado por la misma.”