La publicidad online ha muerto, larga vida a la publicidad

  • La publicidad online ha muerto, larga vida a la publicidad

Los adblocks se instalan en el ordenador filtrando contenido. Permiten a los usuarios evitar que determinados elementos de las páginas web (especialmente la publicidad) sean mostrados en la pantalla.

Sin duda, el aumento del uso de estos adblockers es tema más candente (y trascendente) de los últimos tiempos en la publicidad online y ha generado un debate sobre “la muerte de la publicidad” que recuerda al título del libro de Tom Himpe.

Existen varias razones “tecnológicas” que han favorecido este auge, aunque el problema es mucho más de fondo:

Los usuarios apuestan por bloquear los anuncios. En el último año, el  uso de adblockers creció más de un 40%.

Este fenómeno está totalmente justificado: a parte de interrumpir, la publicidad digital consume gran cantidad de datos del móvil y disminuye la velocidad de carga de las páginas que consume el usuario, lo que se traduce en una experiencia de navegación pésima.

En cifras, por ejemplo, las páginas son un promedio de 4 veces más rápidas cuando el usuario se ha instalado un Adblocker. O un móvil gasta el 50% menos de datos si se bloquea la publicidad…

Los medios de comunicación son los grandes damnificados ya que viven de la publicidad y los anunciantes, lógicamente, también pierden.

Ya existen estudios que cuantifican el impacto económico del bloqueo de anuncios y las cifras son astronómicas.

¿Y sin publicidad, quien pagará la fiesta en internet? ¿Internet se convertirá en pay-per view? ¿Tendremos unos contenidos que sean de pago y otros que no? ¿O el propio contenido será publicidad? Ninguna de las opciones es descabellada, el tiempo lo dirá…

La solución, seguramente, esté en la propia publicidad y su capacidad de reinventarse. Debe mutar de intrusiva a interesante.

Es el momento de una publicidad más relevante, más contextual, más personalizada… en una palabra: más útil.

Es el momento del marketing de contenidos poniendo al usuario en el centro.

El enemigo no es el adblocker, es  la publicidad insalubre. La forma de luchar contra ella sencillamente es practicar la publicidad saludable

imagen ©ckmck con licencia cc Flickr

[contact-form-7 404 "Not Found"]